Hallaron el cadáver de un hombre en la fosa de la pizzería en la que trabajaba

Un aberrante hallazgo se produjo este lunes por la noche cuando la policía encontró los restos de Jorge Daniel Zagari ocultos en el terreno de su empleador en Ituzaingó, provincia de Buenos Aires.

Zagari, de 53 años, residía en Merlo y trabajaba en una pizzería y rotisería en la calle Pérez Quintana al 3300, en el partido de Ituzaingó. El negocio pertenece a Luis Mieres, que también vive en el lugar.

La sobrina de Zagari explicó que su tío, que había desaparecido el miércoles pasado, había ido a la casa de su empleador «a cobrar su sueldo, aguinaldo y vacaciones» y que «parece que hubo una pelea que desembocó en esto».

Florencia aclaró que Mieres, el empleador de 69 años, le pagaba a su tío «lo que él quería» y que por eso ya habían tenido «problemas» al respecto. Pero la situación del miércoles fue completamente distinta.

Una mujer aseguró que hubo vecinos que escucharon ruidos sospechosos, «como de una amoladora» y a alguien decir «¿Qué te hice yo, Luis? No, Luis, no», tras lo cual se produjeron dos tiros.

El caso quedó en manos de la fiscal María Laura Cristini, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 2 de Ituzaingó, que empezó por investigar la evidencia recolectada del auto de la víctima, un Peugeot 405 bordó que fue abandonado e incendiado el jueves por la mañana en Merlo.

Las cámaras de circuito cerrado de la zona y los testimonios recogidos permitieron identificar a la camioneta Ford EcoSport negra de Mieres poco antes del episodio del Peugeot 405.

Mieres reconoció en un interrogatorio policial que había participado del descarte del auto junto a otra persona pero aseguró que no sabía dónde estaba Zagari. Para Florencia, la mujer del empleador fue «cómplice» del encubrimiento del crimen.

La fiscal Cristini dispuso la detención de Mieres y una custodia en su domicilio hasta el operativo de este lunes, cuando personal de Policía Científica encontró los restos de la víctima enterrados junto a una parrilla y un depósito.

«Yo ya sabía que él estaba ahí», aseguró Florencia, quien reconoció a su tío por «unas cicatrices» que tenía en el cuerpo.

Una fuente judicial explicó a Télam que hasta esta noche Mieres está aprehendido y que su esposa y su hijastro fueron identificados ya que se encontraban en la casa al momento del hallazgo del cadáver.

Todavía no se sabe cómo murió la víctima, ni cuánto dinero le adeudaba su empleador.

Deja un comentario

dieciocho − 3 =