Fernán Quirós reconoció que hay un relajamiento en la ciudadanía y alertó por un posible rebrote antes de lo esperado

En la previa del encuentro que mantendrá con autoridades nacionales y bonaerenses, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, destacó la necesidad de “mitigar, demorar” la llegada de una segunda ola de COVID-19 en el AMBA, y alertó sobre dos fenómenos que -advierte- tienen lugar en la ciudad de Buenos Aires: “Una ciudadanía que está cansada de cumplir las medidas de protección y ciertas sensación de que esto está terminado”.

Además, reconoció que hay un cambio en la tendencia con relación a la situación epidemiológica en territorio porteño: “El promedio es de 300 casos en las últimas 3 semanas”. “No hubo aumento de casos, sino estabilización de la media móvil; es un cambio de tendencia, porque veníamos descendiendo”, afirmó.

Con relación a la llegada de una segunda ola del coronavirus, Quirós insistió en la necesidad de “mitigar” su efecto y sostuvo que, por lo menos hasta la llegada de la vacuna, los instrumentos para hacerlo es “investigación epidemiológica, rastreo y testeo” y “seguir con los cuidados, como el uso apropiado del tapabocas, el distanciamiento social y evitar todo lo que se pueda los lugares cerrados”.

“Seguimos identificando muchos casos nuevos que han sido por encuentros familiares, sociales o de trabajo, en lugares cerrados”, afirmó.

Según el parte oficial de hoy, Quirós confirmó 163.063 casos total, de los cuales se han recuperado 140.129 personas, han fallecido 5.714, lo que hace una letalidad para la Ciudad de Buenos Aires de 3.5%. “Hemos testeado a 862.429 personas, el 59% de ellas son ciudadanos porteños, con una positividad promedio de 11.8% en la semana, y alcanzamos una tasa de testeo cada 100.000 habitantes de 16.540”, agregó.

Deja un comentario

veinte − 8 =