Las cuatros veces que Maradona pisó el suelo de San Juan

El 10 de octubre de 1979 el Bicho arribó a San Juan con un plantel plagado de cracks. Enrique “Quique” Wolff, Carlos Ereros, Abelardo Carabelli y por supuesto, Diego Armando, eran sus figuras. Pelusa pisó el Valle de Tulum por primera vez.

Por otra parte, San Martín tenía un gran equipo. Ángel Fuentes, Orlando Farías, Antonio Ríos, Mario Soto, Jorge Bustos, Mario “Lechuga” Agüero, Mario Ávila, entre sus principales figuras, dirigidos por José Mendez de Socio. El Verdinegro que se consagraría un año después campeón en la Liga Sanjuanina recibió al conjunto de la Paternal y el partido generó una enorme expectativa. El público que asistió esa noche al Hilario Sánchez grabó en sus retinas para siempre ese instante. Los hinchas verdinegros, y quienes no lo eran, aplaudieron cada intervención del Diez. ¿El resultado final? Solo para la estadística: ganó Argentinos 4 a 3, después de ir perdiendo en el primer tiempo 3 a 0.

La segunda visita fue con la Selección Argentina el 28 de abril de 1982. El ahora desaparecido Estadio Abierto del Parque de Mayo fue el testigo directo de aquel aplastante triunfo albiceleste contra un combinado local. Un 9 a 1 implacable, que además de ser amistoso, le mostró a César Luis Menotti para qué estaba ese equipo que se preparaba para el Mundial España ’82. El capitán de ese equipo era Daniel Passarella y Maradona a esa altura, un crakc indiscutible. El tanto sanjuanino lo hizo Aldo Rodríguez.

La tercera vino mucho tiempo después. Fue un 13 de agosto del 2008. Con el negocio del showbol, el Aldo Cantoni vivió una jornada de gloria y casi 10.000 personas se estremecieron con la participación del máximo astro del fútbol argentino, quien fue ovacionado en cada intervención. Las crónicas de la época señalan que la figura resultó ser el eterno goleador Alberto “Beto” Acosta (ex San Lorenzo), quien convirtió en cuatro oportunidades. Pero claro, el magnetismo que Armando generó fue único.

En la cuarta y última Diego ya se había retirado como jugador y ahora llevaba el buzo de DT de la Selección, un lugar con el que soñó y por el que peleó mucho. Otra vez el Hilario Sánchez fue el privilegiado de que la zurda del mejor pisara su verde césped. Apenas surgió su inconfundible figura del túnel verdinegro, los aplausos y la emoción del público estallaron en Concepción. Fue una cálida noche del verano sanjuanino en la cancha de San Martín. En aquella ocasión dirigió al conjunto argentino en un amistoso ante Costa Rica. Fue el 26 de enero de 2010 y el estadio lleno pudo disfrutar de los goles de José Sosa, Guillermo Burdisso y Franco Jara.

Deja un comentario

13 + 13 =