Su hija de 13 años denunció a su madre quien cumplía prisión domiciliaria

Según fuentes judiciales, la niña le dijo a los uniformados que quien le había atacado era su propia madre y cuando llegaron al domicilio encontraron a la sospechosa: una joven con prisión domiciliaria por una causa penal y que es monitoreada a través de una tobillera electrónica.

Todo pasó en la medianoche de este miércoles en una vivienda de la manzana A del barrio San Francisco I, Chimbas. Fuentes de Flagrancia informaron que la sospechosa se llama Tania Yanet Muños, de unos 29 años. A esa hora, su hija de 13 años llegó a la comisaría y puso en aviso a los efectivos de que había sido golpeada en distintas partes de su cuerpo.

Cuando le consultaron quien había sido el responsable de la paliza, la nena les dijo a los uniformados que su madre había sido quien la había atacado. En ese momento, la menor dio otro dato que le llamó la atención a los policías: su madre no se podía ir de la vivienda debido a que estaba con prisión domiciliaria.

Enseguida, el personal policial le dio intervención a una asesora de Menores y al 102. Al mismo tiempo, fueron hasta el domicilio para entrevistar a la sospechosa. Allí encontraron a Muños, quien en su tobillo izquierdo tenía una tobillera electrónica que monitorea sus movimientos.

Por estas horas, la nena estaba por ser revisada por el médico legista para comprobar si existieron o no los golpes y, además, por decisión de la justicia, había quedado a cargo de otros parientes mientras dure la investigación. 

Deja un comentario

veinte − 8 =