Un ladrón que entró a robar a una iglesia murió incinerado y en medio de las llamas los bomberos descubrieron un hecho milagroso

Un delincuente murió incinerado este lunes por la madrugada dentro de una iglesia adventista situada en la localidad bonaerense de Ingeniero White adonde había ingresado junto a otros dos cómplices para robar una garrafa.

El hecho ocurrió cerca de las 3 de la mañana en un tempo de la calle Carrega 3435. Hasta allí se acercaron los bomberos voluntarios para sofocar las llamas, que se iniciaron por causas desconocidas, y luego constataron que detrás de la puerta principal había una persona fallecida.

Según informó la policía, luego de tareas de investigación y declaraciones testimoniales que realizaron personal del Comando de Patrulla y de la Comisaría Tercera, se pudo establecer que los tres hombres habían ingresado con fines de robo. de hecho, afirman los investigadores, los delincuentes que no fueron alcanzados por el fuego escaparon con una garrafa de 10 kilos y tirantes de madera que fueron descartados a los pocos metros de la iglesia.

Las pérdidas materiales de su interior fueron casi totales. Lo único que no sufrió daños fue una Biblia que quedó intacta arriba de un atril. Todos hablan de un hecho milagroso y tantos los bomberos como la vecinos se mostraron sorprendidos que lo único que no se haya convertido en cenizas fuera la palabra de Dios.

“De la Biblia solamente se quemó la tapa. A pesar que las hojas son finitas no se quemó nada. Ni eso ni otras cajas que tenían más biblias y más material didáctico”, relató uno de los bomberos, de acuerdo a lo publicado por el sitio Aires de Santa Fe.

Las personas que acudieron al incidente se quedaron perplejas al ver que el fuego no había dañado el libro religioso. “Se quemó todo, menos la palabra del Señor”, sentenció uno de los testigos del hecho.

Deja un comentario

dieciseis − 5 =